Blog

Electricidad y magnetismo

Hoy vamos a hablar de la electricidad y magnetismo, vamos a hablar de estos dos conceptos tan diferentes entre sí y a la vez tan unidos entre ellos, a lo largo de este artículo vamos a desentrañar esta presunta paradoja de la gran diferencia en la igualdad entre ellos.

Electricidad y magnetismo: dos conceptos de un mismo fenómeno

Cuando hablamos de electricidad y magnetismo estamos hablando en realidad de dos aspectos, de dos asuntos claramente diferenciados, pero a la vez estamos hablando de dos aspectos que parten de un mismo denominador común, de un mismo fenómeno físico que los interrelaciona.

Este gran común denominador de la electricidad y magnetismo es el denominado electromagnetismo, un electromagnetismo cuya descripción matematiza fue realizada por Maxwell en sus ecuaciones.

Debemos de partir de la base que el campo magnético resulta producido por el movimiento de una carga eléctrica, así de la variación de un campo magnético resulta producido un campo eléctricas, el que a su vez ocasiona un movimiento acelerado (generador de ondas electromagnéticas) de cargas eléctricas.

Un buen ejemplo de lo anterior se encuentra por ejemplo en las descargas producidas por los rayos y que resultan perfectamente audibles en aquellos receptores que cuentan con un sistema integrado de radio AM).

De todo lo anterior se desprende la profunda interrelación existente entre electricidad y magnetismo, de todo lo anterior también se desprende también que existen marcadas diferencias entre ambos y en los siguientes apartados vamos a pasar a desglosar ambos conceptos, empezaremos por el magnetismo.

Características del magnetismo

El término magnetismo proviene del latín, concretamente proviene del término “magnes” y tiene una relación directa con el vocablo “imán”.

El magnetismo puede definirse como aquel fenómeno físico en el que los determinados materiales que entran en juego generan fuerzas atrayentes o repulsivas con relación a los otros materiales con los cuales interactúan.

Cuando se habla de materiales con propiedades magnéticas uno puede referirse a muy distintos tipos de materiales, concreta y muy especialmente el factor magnético resulta muy destacable en materiales como cobalto (con las aleaciones además que el mismo pueda tener), el hierro o el níquel.

Si bien los anteriores materiales son los que tienen una relación directa con el magnetismo, y en consecuencia con la electricidad y magnetismo, no puede decirse ni mucho menos que sean los únicos materiales que mantienen algún tipo de relación con el mismo, y ello es así pues en realidad todos los materiales tienen algún tipo de influencia en aquello relacionado con los campos magnéticos.

En una clara relación entre electricidad y magnetismo puede decirse que una de las manifestaciones relacionadas con la física de este es el de la radiación electromagnética formando parte de uno de los dos componentes de esta, uno de los claros ejemplos de ello se encuentra en la luz.

Siguiendo con la nítida relación entre electricidad y magnetismo decir que cada electrón, en esencia, no es otra cosa que un minúsculo imán lo que supone que cuando una gran variedad de electrones resultan orientados desordenadamente, y sin un carácter previamente fijado, en direcciones opuestas ello no es así, pero cuando se trata de un imán, la gran mayoría de electrones se orientan en la misma dirección.

De todo lo anterior también puede, y debe, inferirse que la estructura del material es la que determina el comportamiento magnético del mismo, por supuesto la configuración electrónica es el claro factor determinante del mismo.

la relacion entre la electricidad y el magnetismo

Relación entre magnetismo y electricidad

Antes de adentrarnos en las características concretas de la electricidad en esta exposición de la ecuación relacionada que supone la electricidad y magnetismo conviene detenerse por un momento en un asunto puente que relaciona ambos conceptos y que a su vez termina aportando una visión de conjunto completa: conviene detenerse a tratar la relación de relatividad especial entre electricidad y magnetismo, entre magnetismo y electricidad.

Entrando en el ámbito de los campos y de las fuerzas magnéticas debe decirse que el magnetismo es aquel resultado ocasionado por un campo magnético ocasionado, por ejemplo, por un dipolo magnético o también por una corriente eléctrica que genera dicho campo magnético.

Así, visto lo anterior, puede decirse que en el magnetismo una de las características es que siempre existe un movimiento permanente en las partículas que mantienen carga eléctrica. Un ejemplo de ello es el movimiento de los electrones que se sitúan en los alrededores de un núcleo atómico.

El puente más claro de interrelación entre electricidad y magnetismo se encuentra en los electromagnéticos, por ello ahora conviene hablar un poco de los mismos.

Un electroimán es un imán que está realizado con una bobina realizada con alambrado eléctrico que se encuentra situado alrededor de un material magnético como, por ejemplo, puede ser el hierro.

Una de las claras utilidades de este tipo de imanes es la de aquellos imanes que requieren de una doble función, de la función de estar en ocasiones encendidos y de estar en otras ocasiones apagados. Existirían muchos ejemplos de este tipo de imanes que requieren de este tipo de imanes de encendido y de apagado, pero para poner uno de los ejemplos más claros al respecto puede nombrarse el supuesto de las granes grúas que trabajan en catatarías de desguace de vehículos y que sirven para levantar grandes piezas metálicas cuando se requiere.

Características de la electricidad

El término electricidad viene del griego “elektron” y es un fenómeno físico que encuentra su origen en las cargas eléctricas, la energía de le electricidad se pone de manifiesto de distintas maneras, así la misma puede ser representada tanto por sistemas mecánicos, como por sistemas químicos, luminosos o, entre muchos otros, térmicos.

Cuando se habla de electricidad se está hablando del flujo de electrones y su observación puede resultar tanto en procesos naturales atmosféricos como, por ejemplo, es el caso de los rayos, así como, incluso, en sistemas biológicos como es el funcionamiento del sistema nervioso.

La electricidad es capaz de ejercer distinto tipo de fuerzas, entre estas distintas fuerzas que es capaz de ejercer la electricidad se encuentran las fuerzas magnéticas, fuerzas que -tal y como ya se ha visto a lo largo de este artículo- se producen cuando las cargas eléctricas resultan en movimiento.

Otra clara relación de la electricidad y magnetismo se encuentra en los campos eléctricos y magnéticos que se generan, estos campos resultan campos vectoriales capaces de ser caracterizados punto a puto en el espacio y momento a momento a nivel temporal a través de un módulo, sentido y dirección.

Existen distintas propiedades asociadas a este tipo de campos siendo una de las propiedades principales la que emana del principio de superposición, dicho principio establece que el campo resultante es el resultado de la suma vectorial de los campos independientes que han sido creados independientemente por cada una de las cargas eléctricas que han operado.

De lo anterior se logra sacar un descripción limpia y nítida, a la vez que asequible, del asunto. Esa descripción limpia y nítida, esta descripción asequible se representa en curvas tangentes a la dirección de los vectores al campo.

Si lo expresado en el punto anterior lo enfocamos concretamente en los campos eléctricos podemos ver que ducha línea tiene correspondencia directa con la trayectoria que condicionalmente sigue una carga carente de masa y que esté libre dentro del seno del campo, para que ello se de así la misma debe dejarse mover de una forma lenta, muy lenta.

Debemos tener presente que la materia, de forma habitual, resulta neutra y que la carga eléctrica que la misma presenta acostumbra a ser nula. Ahora bien, que lo anterior sea así no supone que el interior de la materia resulte carente de cargas tanto positivas como negativas o que no se localicen corrientes eléctricas a nivel atómicos y molecular.

Siendo lo anteriormente expuesto así cabe decir que el supuesto de que dos de las cargas resulten opuestas entre sí entonces entramos en los campos denominados como dipolares, siendo los campos dipolares una de las bases para lograr describir con precisión por ejemplo los enlaces iónicos a nivel molecular.

Para finalizar con este artículo tan sólo hacer mención más específica al ya nombrado electromagnetismo como gran eje de relación entre la electricidad y magnetismo.

Así, realizando un acercamiento al electromagnetismo podemos decir que el mismo es aquella teoría física en la que resultan unificados los conceptos de electricidad y magnetismo, tal y como ya se ha dicho ello se sustenta en los conceptos de Maxwell, si bien los fundamentos son los establecidos por Faraday.

El formulado de dicha teoría es relativamente simple y es un formulado simple pues el mismo relaciona tanto el campo eléctrico con el campo magnético y las respectivas fuentes materiales existentes, eso es con la densidad de carga eléctrica, la vez que con la corriente eléctrica y la de desplazamiento, amen de estar relacionado también con el desplazamiento eléctrico.

Sin duda, dicha unificación relacional es la que permite establecer la clara relación existente entre los distintos campos eléctricos que utilizamos uno y cada uno de nosotros a lo largo de cualquier día de nuestras vidas.

¿Qué es un inodoro seco ecológico?

Un inodoro seco, también conocido como baño seco ecológico, baño seco, o inodoro de compostaje, es una clase de baño muy particular que se caracteriza principalmente por no utilizar agua entubada y aprovecharse básicamente del compostaje para poder degradar la materia fecal.

Es decir, que los inodoros secos ecológicos trabajan sin necesidad de que exista descarga hídrica o de agua. Los sanitarios secos se encargan de realizar la separación entre residuos que son sólidos y aquellos que son líquidos, para lo cual se empleado una taza de separación o división para las heces y la orina.

El inodoro seco es un sistema realmente interesante si se utiliza de manera adecuada, ya que evitará la aparición de malos olores y contaminación debido a que los mismos resultan verdaderamente higiénicos.

Los baños secos son realmente interesantes en los hogares, pero sobre todo en aquellos lugares en los cuales no llega la red de saneamiento como, por ejemplo, en viviendas o casas de campo o bien en aquellos países que aún se encuentran en vías de desarrollo.

Desgraciadamente, los inodoros secos ecológicos resultan aún muy desconocidos por la gran mayoría de la población, a pesar de que actualmente se pueden encontrar múltiples fabricantes y que existen modelos que son muy económicos para el bolsillo de los consumidores.

Grandes ventajas del inodoro seco

La gran ventaja que brindan los inodoros secos ecológicos es que, por un lado, ayudan a ahorrar una considerable cantidad de agua y, por otro lado, ayudan a abonar el jardín o plantas que se tengan en la vivienda o en los alrededores.

De modo que suponen un cuidado del medio ambiente por duplicado, debido a que todos sabemos que el agua es un recurso muy escaso que se debe cuidar. De hecho, cada vez que una persona va al cuarto de baño y acciona la cisterna, se consumen o gastan alrededor de 20 litros de agua cada vez.

La utilización de un inodoro seco ecológico permite ahorrar hasta 20.000 litros de agua cada año y por persona. A todo ello hay que añadir, como se decía en líneas anteriores que, al transformar los excrementos o heces en compost, se logra dispone de abono natural para plantas, macetas y jardines, evitando tener que hacer uso de los dañinos fertilizantes industriales que se venden en el mercado.

Hay que añadir que este sistema no produce contaminación ni del suelo ni de las aguas subterráneas, por lo que se trata de un sistema completamente seguro para la salud de las personas. Además, cuenta con un diseño que es fácilmente adaptable a infinidad de entornos, permitiendo ahorrar hasta un 50% de agua.

También se debe añadir que aquellas poblaciones que dispongan de menor numero de recursos para poder acceder a la red de saneamiento dispongan de un sistema que permita mantener todos sus ríos, cauces y lagos completamente limpios.

Desventajas del baño seco

Quizá, la desventaja principal de este tipo de inodoros es que difícil poder implantar este tipo de sistemas en determinadas viviendas, especialmente cuando se habla de entornos meramente urbanos que resulten demasiado densos en población.

Y es que es preciso que este tipo de sistemas cuenten en todo momento con una adecuada ventilación, de lo contrario los malos olores estarán presentes en todo momento, con las consecuencias negativas que ello supone, algo que en las grandes ciudades no es demasiado fácil de controlar.

Pueden integrarse a cualquier vivienda ya existente, incluso en bloques de pisos, pero es esencial seguir una serie de recomendaciones que ayuden a mantener la salubridad y bienestar en todo momento, ya que los malos olores podrían convertirse en un gran problema si no se proporcionase una correcta ventilación.

A pesar de que hay personas que hacen uso de este abono para huertos, hay que señalar que no se trata de la alternativa más aconsejable para poder abonar productos que vayan a ser para consumo humano. Ello no significa que una vez transcurrido el plazo de seis meses, los desechos humanos no sean lo suficientemente inocuos, pero aún así no se trata de una acción aconsejable.

los baños secos ecologicos funcionan con compostaje

Funcionamiento del inodoro seco ecológico

El funcionamiento de este tipo de inodoros resulta muy sencillo, pero a su vez muy eficaz y fundamental para cuidar de nuestro planeta. El inodoro seco ecológico cuenta con un funcionamiento que consiste básicamente en la realización de la instalación de dos cámaras secas en la zona inferior en la cual irá situado el inodoro o WC.

Resulta vital que ambas cámaras sean completamente impermeables, así como herméticas, ya que de este modo se podrá evitar que se puedan producir indeseables filtraciones que puedan contaminar.

Los productos de desecho se generarán en periodos que tendrán una duración aproximada de unos seis meses y después de que haya transcurrido dicho periodo de tiempo, se hará uso de la segunda cámara, de tal modo que durante los siguientes seis meses los primeros residuos ya se habrán convertido en compost y podrán ser empleados sin problemas para abonar jardín, plantas, etc. Dicho procedimiento irá repitiéndose una y otra vez durante el tiempo.

Tipos de inodoros secos ecológicos:

En función de que cómo se consigue la descomposición de los residuos, en función de cómo se genera el compost, se puede distinguir básicamente entre dos tipos de baños secos:

  • Inodoro seco basado en la deshidratación: Como bien indica su nombre, este baño seco deshidrata los residuos que van entrando en la cámara. Este proceso requiere de calor, ventilación, así como hacer uso de un material secante. Consigue abono sin agentes patógenos y que se puede reutilizar. Resulta clave que en este proceso se disminuya la humedad a menos del 25% lo antes posible para terminar cuanto antes con todos los patógenos.
  • Inodoro seco basado en la descomposición: En este caso, las heces humanas se depositan en una cámara junto con otros materiales orgánicos como, por ejemplo, paja, cáscaras de frutas, entre otros elementos. Los propios microorganismos que se encuentran en el suelo en esta cámara serán los encargados de descomponer los residuos, tal y como ocurre en plena naturaleza.

Instalación del inodoro seco ecológico

Aunque la instalación del inodoro seco ecológico no suele conllevar ninguna serie de problemas a quienes se decantan por este sistema para eliminar con los desechos que se generan en el WC, hay que señalar que siempre se recomienda contar con un profesional que pueda encargarse de realizar la instalación de manera segura, eficiencia, rápida y sin complicaciones de ningún tipo.

Como se mencionaba anteriormente, el coste de este tipo de inodoros resulta verdaderamente económico, por lo que cualquier persona que lo desee podrá implantar este sistema en su vivienda y beneficiarse de las estupendas ventajas que ofrece el inodoro seco ecológico.

A todo ello hay que añadir que este tipo de inodoros no requieren prácticamente de mantenimiento, por lo que ayuda a ahorrar una buena cantidad de tiempo. Obviamente, la instalación de este tipo de inodoros en el hogar permite disfrutar de un sistema mucho más ecológico y sostenible en comparación a los sistemas actuales y convencionales.

La instalación de los baños secos rompe con el extendido mito que existe de que los baños rurales o de campo son malolientes y sucios. Los nuevos avances, las nuevas soluciones que han salido al mercado, han permitido que esta falacia quede atrás en el tiempo, ya que en la actualidad se puede disfrutar plácidamente de los baños rurales sin miedo a toparse con malas experiencias.

En otras palabras, los inodoros secos ecológicos resultan mucho más limpios, ecológicos, económicos, y sencillos de mantener e instalar. Las ventajas que ofrecen este tipo de sistemas son más que evidentes. Los baños están cambiando, y los baños secos ecológicos son grandes responsables de que ello esté sucediendo.

Ayudando al medio ambiente

No cabe duda de que el ser humano tiene que comprometerse con el planeta para evitar que el mismo siga deteriorándose a pasos agigantados. El reciclaje y el consumo responsable y optimizado de los recursos disponibles es esencial para conseguir que el medio que nos rodea sobreviva en las mejores condiciones posibles.

Una buena manera de aportar un granito de arena en este sentido es haciendo uso de un inodoro seco ecológico, ya que se trata de una magnífica manera de ahorrar una importante cantidad de agua, además de proporcionar abono natural a las plantas o entorno que nos rodea. El hombre sigue dando pasos hacia adelante para intentar proteger el medio ambiente, pero aún queda mucho por hacer.

Y es que en cuanto a baños secos se refiere hay que señalar que aún son pocas las personas que conocen este sistema y lo han implantado en su hogar, por lo que hay que promover el uso de sistemas que cuiden del entorno y permitan un ahorro tanto en recursos naturales como un ahorro para nuestro bolsillo.

No malgastar el agua y ayudar al medio ambiente es indudablemente una buena manera de actuar en el cuidado de la naturaleza y la fauna que forman parte de nuestro entorno.

Aprende a analizar la dureza del agua en casa

El agua puede tener distintos grados de dureza y esa variable es importante de conocerla por distintos motivos. La dureza del agua puede medirse de distintas formas, pueden desde hacerse medios análisis caseros en la dureza de la misma, hasta encargar profundos análisis profesionales.

En este texto vamos a centrarnos en la forma de conocer la dureza que tiene el agua de nuestro hogar sin necesidad de tener que hacer grandes dispendios, conoceremos el modo de analizar la dureza del agua con métodos caseros y desde la comodidad del mismo hogar.

Los motivos por los cuales analizar la dureza del agua

Tal y como se indicaba, conocer la dureza que tiene el agua que consumimos y utilizamos es muy importante por distintos motivos. Motivos entre los cuales se encuentran causas asociadas a un coste económico como puede ser el caso del gasto que deberemos hacer para reparar obstrucciones en la instalación por un exceso de dureza en el agua, gastos asociados a las averías que puede producir en determinados aparatos electrodomésticos (calentadores de agua, lavadoras, etc.) un agua excesivamente dura o, incluso, algo más grave: los daños, consecuencias y costes que puede comportar para la salud humana un agua dura en exceso.

En el último caso anteriormente expresado, analizar la dureza del agua se convierte en algo incluso vital para la salud, pues un agua que tenga una dureza desmesurada puede comportar problemas renales, además de generar daños en la piel de las personas entre otros.

¿Qué es la dureza del agua?

Pero después de leer todo lo anterior puede que muchas personas se pregunten por aquello que es la dureza del agua. Igual muchas personas ya conocen este concepto, pero de buen seguro que habrá muchas otras personas que habrán escuchado hablar del mismo, pero desconocerán en realidad su significado y de buen seguro también que habrá muchas otras personas que ni tan siquiera habrán escuchado hablar de nada relacionado con la dureza del agua, por todo ello en las siguientes líneas vamos a realizar una breve exposición del concepto relacionado con la dureza del agua.

Cuando se está hablando de dureza del agua, se está hablando del nivel de minerales concentrados en la misma que se encuentran. Dicho de otro modo, el agua contiene distintos minerales -siendo especialmente relevantes las sales de magnesio y el calcio-, de una forma resumida y sencilla podremos decir que a cuanto mayor sea el grado de minerales que contiene esa agua en concreto mayor será su dureza.

Atención que hablar de un grado de dureza elevado no significa hablar, ni mucho menos, de una mayor potabilidad o no del agua. El agua puede ser, y es, potable del mismo modo sea más o menos dura (siempre y cuando cumpla con los estandartes sociosanitarios y legales de todo tipo para que sea considerada potable para el consumo humano, para la ingesta de las personas), pero la dureza mide algo distinto a la potabilidad o no, mide la concentración mineralógica.

La importancia de analizar la dureza del agua

Analizar la dureza del agua resulta sumamente relevante por los motivos que ya se han descrito en párrafos anteriores y que no resulta necesario volver a desgranar ahora, pero sí que conviene enfatizar en los costes (sanitarios, económicos y de todo tipo) que tener un suministro de agua excesivamente dura puede conllevar.

Realmente el agua dura es todo un problema en muchas zonas de España, y ello es así pues existen muchas zonas del país donde el agua que sale del grifo puede decirse que tiene un grado de dureza elevado. Espala es un país donde se puede consumir agua del grifo sin ningún tipo de problema, pero también es un país donde la dureza del agua es un problema en muchos lugares y ello conlleva que en muchas ocasiones ese exceso de cal conlleve una merma en la calidad de la misma y deban plantearse medidas correctoras para intentar paliar los efectos de esa elevada dureza.

Así, para conocer el grado de dureza del agua que nos llega hasta nuestro domicilio no queda otra que analizar la misma, amén de otras soluciones como consultar en foros y demás lugares sobre la dureza de esa zona en concreto y otras acciones que puedan tomarse

Cómo analizar el agua de forma casera

Cabe decir que todo lo que en este artículo se proponga sobre el modo de analizar la dureza del agua es de carácter casero como ya se ha venido diciendo con anterioridad. Ello es muy importante de resaltar, pues si realmente quieren obtenerse resultados fidedignos 100%, medibles por completo y con parámetros técnicos completos convendría hacer un análisis de la dureza de la misma en un laboratorio de forma profesional, pero sin duda para hacerse una idea de la dureza del agua que nos lleva e incluso para tomar decisiones al respecto un mero análisis casero puede sernos en la mayoría de las ocasiones más que suficiente.

Para analizar la dureza del agua de forma casera lo primero de lo que uno deberá proveerse es de los elementos necesarios para poder llevar el análisis de forma casera. Grosso modo podremos decir que será necesario una probeta donde practicar los análisis y los reactivos que llevarán a poder analizar la muestra.

El proceso de análisis es muy fácil y no debería llevar más de 5 minutos. Concretamente el mismo se realiza rellenando la probeta con agua hasta el punto indicando en el kit de análisis -y siempre después de haber enjuagado la probeta antes de rellenar la misma-, y una vez rellenada a la probeta a la misma se le añaden las gotas del reactivo indicadas en las instrucciones concretas del producto analizador adquirido.

con unos test de dureza conseguiras analizar el agua de tu hogar

A partir de aquí el agua analizada puede tomar dos caminos. El primero es que la misma adquiera un color tirando a rojo, mejor dicho, que adquiera una tonalidad rojiza. Si ese es nuestro caso entonces nos encontraremos ante un escenario de agua dura. Si por el contrario, el agua analizada adquiere un tono azul, un color azulado entonces nuestro nivel de dureza del agua no será muy elevado. Dicho de otro modo, también, si el agua se torna de color azulado no existirá un alto grado de concentración en el agua.

Partiendo de la base que este primer análisis ha determinado que existe un alto nivel de concentración de cal en el agua, es decir, que el agua analizada tiene un alto grado de dureza, entonces habrá llegado el momento de terminar el grado de dureza concreto que tiene la misma.

Para analizar el grado concreto de dureza del agua, se cogerá el segundo reactivo que se encuentra en un kit para analizar la dureza del agua y se van añadiendo gotas a la mezcla anteriormente analizada. A cada gota que se ponga en la probeta el agua de color rojizo se irá tornando de color azulado, cuando la misma se haya tornado de un tono azulado significara que ya no tiene una alta concentración de cal en ella por lo cual será menos dura. Entonces el grado concreto de dureza dependerá de las gotas que hayan sido necesarias para tornar el color rojizo en color azulado, cada gota que se ha incorporado a la mezcla significa un grado más de dureza en el agua (grado uno, grado dos, etc.)

Por supuesto lo anterior no nos habrá arrojado unos resultados concretos y exactos, no tendremos una cifra numérica exacta del grado de dureza del agua, pero por un coste muy reducido podremos saber si el agua es considerada dura o no y, en caso afirmativo, si lo es en un grado muy elevado o no.

Soluciones ante el agua dura

Y una vez se ha procedido a analizar la dureza del agua qué hacemos podrán preguntarse también muchas personas. Bien, la primera respuesta evidente es conocer la realidad. Esta es la parte central y evidente de todo, conocer si el agua es dura o no es dura y en que grado lo es (de serlo) nos sitúa en un escenario en el cual como mínimo ya podemos ser conscientes a la realidad a la que nos enfrentamos.

A partir del conocimiento de esos datos es que podemos plantearnos tomar medidas correctoras al respecto. No podremos cambiar la dureza del agua por nosotros mismos de la zona en la que vivimos, eso es evidente, pero sí que podemos tomar medidas paliativas para hacer que el agua que nos entra a nuestro domicilio nos llegue algo, o bastante menos dura.

Existen distintas soluciones técnicas que se pueden implementar con la finalidad de reducir la dureza del agua y que la misma tenga unos niveles de cal que resulten recomendables y recomendadas. Las soluciones más útiles y utilizadas son las basadas en el uso de descalcificadores y también las basadas en sistemas de ósmosis.

A partir de lo anterior será necesario analizar cada caso en particular, las características de cada cliente, sus necesidades y su presupuesto y tomar unas u otras medidas correctoras.

Guía para cambiar la manilla de la puerta

Si se tiene una manilla en la puerta de casa y la misma se ha hecho vieja, se ha roto o simplemente te has cansado de verla y quieres o tienes que cambiarla puedes hacerlo por ti mismo si tienes un poco de maña con las cosas manuales. En las siguientes líneas encontrarás unas cuantas indicaciones para que puedas cambiar la misma sin mayores inconvenientes.

En realidad, cambiar la manilla de una puerta es un proceso nada dificultoso y que no debe llevar más que unos pocos minutos. Obviamente si lo manual no es lo tuyo o si crees que va a ser muy dificultoso para ti siempre puedes llamar a un profesional cerrajero que lo haga, pero a priori, como se comentaba no debe resultar -ni mucho menos- una labor ni tediosa, ni compleja.

Guía para cambiar la manilla de una puerta

El paso inicial es coger un destornillador con el cual se puedan desatornillar (quitando los tornillos o los tirafondos) los elementos que sujetan la manilla instalada en la puerta. Una vez que se hayan podido quitar esos tornillos o tiradores se deberá retirar la misma manilla y los embellecedores que la misma pueda llevar.

Antes de continuar es muy importante señalar que resulta de vital importancia que en todo el proceso para quitar una manilla vieja y poner una de nueva la puerta no sufra arañazos ni ningún tipo de daño. El proceso, tal y como se está indicando, no es difícil ni lleva un riesgo grave para la integridad de la puerta, pero evidentemente se debe realizar todo con cuidado para evitar que se pueda raspar la puerta o causarle algún desperfecto.

Dicho esto, prosigamos con la guía para cambiar la manilla de una puerta. Una vez que, destornillador en mano, se hayan quitado los tornillos o tirafondos que sujetaban la manilla y se hayan quitado también la misma manilla o los embellecedores en cuestión, llegará el momento de retirar el denominado vástago.

Por si no sabes lo que es el vástago decirte que es una pieza muy reconocible, es una pequeña digamos que vara que cruza toda la puerta, es la parte metálica, la tira metálica que une la manilla a ambas partes de la puerta.

El siguiente paso dependerá de aquello que vaya dentro de la caja de cerradura de la puerta, si la misma, si el agujero del vástago es compatible con la nueva manilla que se desea instalar entonces no se deberá cambiar la caja interior suponiendo un considerable ahorro de tiempo y de trabajo, si por el contrario no resulta compatible entonces no quedará otra que cambiar el conjunto de la caja.

Luego antes de proceder al montaje de la nueva manilla se deberá poner especial atención a los restos que hayan podido quedar de los embellecedores de la puerta anterior. En realidad, resulta muy difícil, por no decir prácticamente imposible de no tratarse exactamente del mismo modelo (y ello resulta poco probable pues las manillas suelen duran muchos años y cuando se cambian no se acostumbra a poder encontrar el mismo modelo que en su momento se instaló), que los nuevos embellecedores que vayan a ponerse de la nueva manilla encajen al cien por cien con el espacio que ocupaban sus antecesores.

Así, si los nuevos embellecedores son más pequeños antes de poner la nueva manilla y los nuevos embellecedores será el momento de limpiar la puerta para eliminar todos aquellos restos que puedan quedar y luego poner masilla reparadora de la más alta calidad para que la parte que quedará visible quede en buen estado, a este proceso se le llama igualar la puerta y es estéticamente muy importante.

En el caso de existir agujeros que deban taparse entonces la masilla que deberá utilizarse es la denominada masilla de dos masas. Esta masilla también deberá ser de buena calidad para evitar que los resultados que se obtengan sean pobres, de mala calidad y poco duraderos.

Sea cual sea la masa que vaya a utilizarse es importante leer bien las instrucciones de utilización concretas de la masa concreta escogida, pero sobre todo es especialmente importante fijarse en mezclar bien la masa y en realizar un aplicado correcto de la misma en la puerta. La mezcla debe ser homogénea y la aplicación de la masilla en la puerta no debe pecar ni de exceso ni de defecto de la misma. Dicho de otro modo, no es bueno poner más masilla de la cuenta del mismo modo que tampoco es bueno poner menos masilla de la recomendada.

Una vez se haya aplicado la masilla reparadora correspondiente deberá realizarse el pintado de la zona con pintura del mismo color. El proceso de secado de la pintura debería durar unas dos horas (un poco más lento si hace frío) y sobre todo se debe tener paciencia y durante esas dos horas, o el tiempo de secado que se requiera, no se debe montar la nueva manilla pues se podría estropear el trabajo realizado e incluso estropear la nueva manilla quedando la misma pintada, con trozos de masilla, etc.

En el momento en el cual la pintura ya esté seca será el momento de introducir el vástago de la nueva manilla. El proceso no puede ser más fácil pues para pasar el nuevo vástago tan sólo será necesario que el mismo cruce por el interior de la puerta hasta estar visible por los dos lados. Una vez pasado el vástago se deberá introducir la manilla por ambos lados de la puerta, sujetar la misma con los tornillos o tirafondos que correspondan y poner los embellecedores que correspondan a la nueva manilla.

Los embellecedores juegan un papel fundamental en las manillas pues permiten que todo el mecanismo resulta invisible y que se puedan también esconder de la visión los tornillos de la manilla, etc.

guia definitiva para aprender a cambiar la manilla de tu puerta

Los mejores consejos para poner una buena manilla en la puerta

El primer consejo que puede darse sobre la adquisición de una manilla para la puerta es que la misma sea de una calidad adecuada. Muchas personas apuestas por las manillas más económicas y al poco tiempo ya tienen problemas con las mismas, son endebles, no se sujetan bien, están realizadas con malos materiales y dejan de lucir enseguida, etc.

Antes se mencionaba que cuando se va a comprar una nueva manilla es difícil encontrar una manilla del mismo modelo y que puede resultar una ardua tarea, y en muchas ocasiones imposible tarea, el buscar embellecedores que encajen en su totalidad con la manilla preexistente, pero decir ello no quiere decir que no se puedan buscar embellecedores de tamaño y forma similares a los que ya existían.

Si se escoge una nueva manilla con unos embellecedores muy parecidos a los que ya existían la cantidad de trabajo a ahorrarse puede ser muy importante y además se evitará que se vean las diferencias del cambio, pues evidentemente por mucho que se enmasille, se pinte y se arregle si los nuevos embellecedores no tapan toda la zona que los antiguos embellecedores cubrían un nivel de diferencia es seguro que va a notarse.

Las puertas que estén pintadas de un determinado color serán más fáciles de disimular que las que simplemente vengan con un color madera estándar.

Si se quiere mantener una uniformidad general con el resto de puertas del hogar si se cambia la manilla de una de las puertas lo ideal es cambiar todas ellas. A la mayoría de las personas les gusta que todas las manillas sean iguales y no una de cada estilo, pero sobre gustos no hay nada escrito. Lo que si resulta claro es que una manilla dañada da mala impresión y cambiarla es algo que se deberá realizar a la mayor celeridad posible.

¿Debería llamar a un cerrajero para cambiar la manilla de una puerta?

A priori, tal y como se ha indicado, no es necesario llamar a un cerrajero para cambiar una manilla, pero dependerá mucho de las habilidades en el bricolaje casero de cada persona.

Algunas personas las cambiarán sin problemas, otras no sabrán ni sacar un tornillo. Según el tipo de persona que se sea corresponderá actuar de un modo u otro.

Si tú eres de esas personas que no saben o no quieren montar la manilla también tienes la opción de llamar a un cerrajero 24 horas que en poco tiempo para llegar y en pocos instantes para montarla dejará resuelto el asunto.

¿Qué manilla pongo en mi puerta?

Una gran variedad de manillas con sus correspondientes embellecedores se encuentra en el mercado por lo que recomendar un modelo u otro es tarea imposible pues depende mucho de los colores que existan en la decoración del hogar, del color de la puerta y de muchas otras variables.

Lo que si puede decirse es que las tendencias actuales muestran una tendencia al alza impresionante a favor de las manillas de color plata, si bien es cierto que las manillas de color dorado o bronce siguen siendo las reinas en un gran número de hogares.